10 de diciembre de 2013

Concurso Interblogs 2013

Hola a todos:

Si, lo sé, os debo ciento y la madre de entradas, pero hasta que me quite el vicio de dormir unas seis horas, o ponen días de 26 horas o me es imposible.

Sin embargo, para una noble causa se debe sacar tiempo. Y algunos pensaréis (aquellos que no han leído el título, claro) que se trata de alguna nueva campaña en favor de algo y que dentro de 2 días todo estará inundado de lacitos de color.... ¿queda algún color libre?
Bueno, que me voy. La buena causa no es otra que el comienzo del concurso Interblogs 2013, magno evento lúdico cultural a lo largo de esta galaxia y de alguna otra. Y si, este año estamos hasta arriba de participantes y de patrocinadores. ¿Por qué? Pues porque nos lo merecemos, y con nos me refiero a toda la comunidad.

Así que estar atentos a las novedades del blog oficial, porque los juegos candidatos son una pasada, los defensores de los juegos son paladines de los que no se ven desde el medievo (recios, gallardos, buenos mozos, con corceles impolutos.... con portátil), y esperamos de corazón que todo vaya como la seda y os guste la elección, algo sencillo entre tanto bueno preseleccionado.

No hay tiempo para más, sino nos leemos antes, que disfrutéis vuestras vidas todos los días del año, que la Navidad sólo es una excusa.

Agur

15 de abril de 2013

RANKING Q1 2013

Ains, ains, ains.... no llego, no llego. Me falta el aire, me duelen las piernas.... uff, uff... un poquito más.

No seáis mal pensados, gorrinacos!!!

Si es que hace ya un mes de la última entrada, y eso que en medio he tenido más de 10 días de vacaciones, pero ni por esas. Entre exámenes, trabajos, tirarme en el sofá a ver pelis, hacer algo de deporte, y las celebraciones de la semana pasada se me escapan los minutos entre los dedos. ¿De verdad es tan importante dormir? Porque comer si que no puedo pasar sin ello, ¿pero dormir? Bueno, que me enrollo sin motivo.

Vamos con el ranking del primer trimestre del año, que como siempre digo, es de los que menos me ha gustado de lo que he jugado. Y claro, habiendo jugado poco he seleccionado bastante, y habiendo seleccionado bastante, pues me cuesta elegir este ranking, la verdad. 
Aún así, y en un alarde de voluntad sin límite, he decidido los cinco juegos que menos me han gustado, y casi sin despeinarme (quizás porque soy yo de llevar el pelo corto y as patillas largas, vaya usted a saber). Lo mismo esta noche no soy capaz de conciliar el sueño pensando en el gran mal que hago a la industria con esta entrada que leerán 4 contándome a mi dos veces.


La verdad es que cuesta decir que este juego tiene cosas malas: es precioso en su nueva edición, componentes de primera en su nueva edición,  funciona muy bien a dos ya desde su primera edición. Pero chico, de verdad, hacía falta meterle un 80% de aire en la caja, y unas losetas de tanto grosor que en medio de la partida se personaron en la mesa un equipo de Instituto Topográfico para registrar esa nueva elevación. Que si, que parezco agricultor, que de todo me quejo y todo me viene mal. Que si los componentes son cutres malo, que si so la repera malo otra vez. Noooooo. Es que creo seriamente que, a pesar de lo radical que suelo ser, el término medio es algo bueno, y en la calidad de los componentes también, porque ¿que necesidad hay de meter estos componentes en un juego que costaba 20 euros y que ahora se pasa de los 40?. Pues ninguna.
A, se me olvidaba, el juego muy bueno. Algo corto se me hizo, pero me gustó mucho.

4º 

Ves, pues este es de esos juegos que ves la caja y me echa para atrás, pienso que es una franquicia saca cuartos y me echa para atrás, y sin embargo me gusta. Pero claro, me gusta ahora y me gustaba cuando lo probé en Málaga el año pasado, porque este es un Mondo rediseñado.
Si, le han metido algunas modificaciones que hacen que sea distinto, pero tiene muchas cosas en común para que no se pueda decir que está on the limit del plagio barato... aunque con mejor cartel de temática.
Se trata de montar un mundo con losetas, como en el mondo, donde hay unos elementos que restan al que más tiene, como en el mondo, donde puntúas ciertos elementos si tienes al personaje que te permite puntuarlo, como la expansión del Mondo Sapiens. Añade que no se juega a la vez (UUUHHHHH, soso) pero gracias a meterla más maldad al decidir quien es el siguiente en elegir de las losetas disponibles (¿maldad, he oído maldad? Nene guta). 
Pues eso, que el juego está bien, la verdad, pero me rayó un poco tanto mondismo persistente.


Pues este es de los pocos juegos que Kika había probado antes de mi, y que encima le gustó, así que lo tuve que comprar. Si es que soy un calzonazos.
El juego es una pasada en cuanto a poco espacio de caja, poco espacio de mesa y poco más.
Está bien, si, pero no para fliparlo. No lo jugaría a menos de 4, para que haya mucha leche, pero a 3 no está mal.
Lo que pasa es que es un juego de mayorías con azar por mecánica principal, sin casi elementos que la mitiguen, y claro: mucha azar, porque plan. Poco plan, pues adaptarte a lo que salga y ver como te puedes llevar la partida sin casi decidir nada, o perderla de igual manera.
Vamos, que es un filler de mayorías, y visto así pues resulta agradable, pero si te esperas algo más pues te decepciona.


Juego del que un familiar ya entró en ranking, véase aquí. La cosa es que esta versión me gusta más, pero tras un mes de Marzo y Abril en que lo habré jugado 5 o 6 veces puedo asegurar algo que ya suponía: se quema muy rápido.
Enseguida te quedas con bastantes fechas, sobre todo como haya habido alguna anécdota durante la partida con la carta concreta, con lo que gastarte 13 euros para un juego de 5 o 6 partidas me parece bastante caro, por mucho que el juego en si no lo sea. Es verdad lo que muchas veces hemos leído, un juego es caro si el coste por partidas jugadas satisfactoriamente es caro, aunque el juego cueste 1 euro.


Lo mio con este juego es una relación tortuosa, muy tortuosa, de esas en la que la chica te gusta, pero tiene esa manieja de apagarte cigarrillos en los genitales mientras duermes, y claro, pues no te hace una gracia de esas de dar saltos. Pero es que la quieres, pero es que te usa de cenicero. En fin, el amor, la primavera....
Pues lo dicho, y nunca mejor expresado, que es un juego que me gusta, que me parece que funciona muy bien, que es barato, ocupa poco, las partidas son dinámicas, hay reparto de estopa quieras o no, hay puñaladas.... hay cartas que se reparten al azar y que por algún encaje cósmico nunca, nunca, he dicho nunca, Kika lo asegura que nunca, tengo acta notarial al efecto de que nunca, me salen buenas cartas. Y chico, que no soy yo tan paquete que es que no sepa jugar mis cartas, que en cuanto pillo algo medio decente doy guerra y gano territorios, pero no tengo dos buenas manos seguidas,  al final me puede la subjetividad. Eso si, este se queda en mi ludoteca hasta que consigamos reconciliarnos. De hecho, empiezo a encontrarlo gustete al calorcillo en los genitales.... el roce hace el cariño.


Pues hasta aquí mis desvaríos de hoy.
Espero que no pase tanto tiempo hasta la siguiente entrada y que al menos aún quede alguien con ganas de leerla.

Agur.

19 de marzo de 2013

CASTILLA+ANDALUCÍA Vs CATALUÑA+CANARIAS

FIGHT!!

Si amigos, por fin la entrada que os debía, y con ésta paces.
Aunque me he dilatado tanto en ponerme al día que ya tengo que preparar el siguiente ranking. En fin.

Pues resulta, que allá por el mes de Octubre, en la bonita ciudad de Córdoba, nos reencontramos con el amigo Juanma, con el que habíamos congeniado muy bien en la QDD blogera de Málaga, y por fin conocimos a la otra mitad del blog que regentan, propongo un juego (blog de visita obligada si no quieres ser un gañanazo). Y oye, que pasamos un fin de semana muy agradable en los ratos que coincidimos, y debido a su traslado a la zona centro, pues surgió la posibilidad de la visita mutua.
Si, es lo que se dice siempre, que vas a ir, que cuando queráis aquí estamos.... pero coñe, que esta vez si que fue así. Un alegrón cuando nos llamaron para decirnos que si les acogíamos. Encantados, claro.

Así que a finales de Noviembre, ya ha llovido desde entonces, conseguimos cuadrar nuestras abultadas agendas sociales, y nos encontramos. 

Claro, este es un blog de las cosas que no me gustan, así que empezaremos por ahí.
La visita fue muy breve, porque llegaron el sábado y se fueron el domingo, con lo que da tiempo para muy poco, porque encima querían ver la ciudad (mira que pegarse el viaje y pretender hacer turismo. Que desconsiderados con mis necesidades).
Más cosas que no me gustaron, pues que esta misma visita hace dos años habría sido otra cosa, porque debido a la jodía crisis no pudimos tratarlos como solíamos tratar a nuestras visitas. Que lástima.
Y para terminar, pues que los jodíos tuvieron los modales que se les espera sólo durante el sábado, dejándonos ganar a casi todo (que menos, que para eso eran los visitantes), pero el domingo, como ya sabían que se marchaban, nos apalizaron sin remisión. Esto no quedará así.

Por lo demás, pues una visita la mar de agradable, con nuestra sesión de juegos el sábado tarde y el domingo antes de irse. ¿Y a qué jugamos, que es lo que importa en un blog de juegos? Pues así, ordenado por días, a muchas cosas.

El sábado, no recuerdo el orden de los juegos, pero catamos algunas cosas que no habían probado, y por lo general les gustaron. o eso dijeron por cumplir.

Libertalia me lo compré tras probarlo en Córdoba, pero no con ellos, así que no podía pasar la oportunidad de enseñárselo, en parte porque por entonces no jugaba a casi nada y las reglas las tenía frescas.
La partida estuvo bien, y como buenos jugones lo pillaron enseguida, aunque no salieron combos espectaculares con los personajes, si que hubo bastante puteo con los botines.

Este fue por evitar que un día se les escapara que tienen un blog de juegos de mesa y no habían probado el Grande, lo cual, como todos sabemos, es motivo de 43 latigazos con sal y vinagre en las heridas. y me daba cosilla, porque son tan jóvenes....
El caso es que nos liamos de tortas por conquistar la península. Jugamos al básico sin expansiones, y hubo tortas desde el primer momento, con escapadas de puntuación y posterior encuentro con el pelotón. 
Vamos, que estuvo reñida la cosa. Yo preferí no meterme en los berenjenales de la pelea por las castillas, y rascar segundas posiciones en donde pudiera, y no salió mal.

Este no recuerdo si lo habían probado o no, pero ya era una hora avanzada de la noche, y empezamos a sacar el material light, que el día había sido intenso en cuanto a caminar por el casco antiguo.
Y si la memoria no me engaña, la partida estuvo tan bien como siempre. Me gusta mucho hablar en los juegos, y aunque hay gente que se desespera, con el Bohnanza suele irme bien, y saco cambios decentes. Con eso, un poco de suerte, y una buena selección de semillas, las partidas suelen ir bien.

Antes del abandono de los miembros XX del grupo, decidimos sacar este jueguecillo, que por infantil no deja de ser divertido para adultos. Además es muy vistoso y requiere de algo de concentración.
Y claro, lo mismo que hablar me sirve para el Bohnanza, pues me distrae de por donde he pasado en este, y acabo tropezando indefinidamente con el mismo tabique.
Al final no recuerdo quién gano, aunque seguro que yo no.

Y una vez solitos los dos barbas, pues que mejor que terminar el día con una sarta de hostias en toda la boca, así que nada como un juego de enfrentamiento directo, que se juega rápido y que encima está bien.
Le echamos un par de partidas con distintos ejércitos, y se nos apañó muy bien, la verdad. Explosiones, tiros, puñaladas... vamos, las cosas de Neuroshima.
Fundamental el controlar las losetas de batalla para los momentos que te interesan, y no perder nunca de vista las líneas de tiro y las prioridades de las unidades, sin olvidar los posibles modificadores.
Y con la batalla aún en mente, pues cada mochuelo a su olivo.

El domingo, sin madrugar mucho, tocaba turismo alternativo. Cogimos el coche y les enseñamos unos cuantos sitios cerca de la ciudad a los que no suele ir mucha gente, y donde tomar fotos distintas, que si no es como comprar postales.
Y por la tarde, aunque ya con poquito tiempo, pues un par de partidillas para despedir.

Catamos este jueguecillo de dados, y claro, como ya se iban, pues nos ganaron los jodíos.
Creo recordar que no usamos la expansión de los barcos, con lo que cada uno se fue para donde pudo: unos a construir rápido muchas ciudades, otros a conseguir construir monumentos, y otros hacia los decubrimientos caros. Tampoco hay más donde elegir, que es un jueguecillo de dados.
Y entre unas cosas y otras, pues nos levantaron la victoria. La suerte, claro. :)

Y para terminar el fin de semana, un toque de surrealismo al jugar a un juego que se llama no puedo parar, justo para terminar.
La partida muy extraña, porque no recuerdo que acontecimiento estaban echando por la tele, y a ratos estábamos más pendientes de la tele que del juego, pero bien en general.
Como de costumbre, los dados y yo estábamos peleados, así que nada que rascar.
Hubo emoción en la pelea por los números de los bordes, y algún cierre memorable dejando a los demás cerca de la meta, así que partida completa.

Con esto se terminó un muy agradable fin de semana, y esas fueron todas mis partidas del mes, por lo que fue una vista bálsamo para mi mono.
Tenemos pendiente devolverles la visita, pero chicos, estamos demasiado liados por el momento, así que os la debemos.... y cumpliremos.

Nos leemos.





9 de marzo de 2013

NOTRE DAME


Buenas a todos.
Aunque aún os debo una cosilla, esta semana vamos a por una entrada clásica, de un clásico.
Más que nada por meterme poco a poco en faena, que tengo los niveles de maldad muy bajos según el último análisis de sangre, y hay que recuperarse a poquitos.
Además, en las últimas quedadas en la tienda hemos hecho, sin proponerlo, un buen repaso por los juegos de Feld, así que hay que aprovechar que está reciente.
La edición que tengo es la Ravensburger-Alea en perfecto alemán. Si es que la invasión la llevan gestando desde hace años

Resumen: Pues temático, lo que se dice temático, de estos que te pones música acorde y dejas volar la imaginación, pues no es que sea mucho.
Es tan abstracto que ni se han molestado en currarse una intro decente. Te sueltan que sois unos parisinos del siglo XIV, y que en los barrios colocas los cubitos. Si, tal y como. Ya en la presentación del juego te dicen lo de colocar los cubitos. Vamos, temático como ningún otro.
Pero chicos, que es lo que tiene este Feld. Se trata de que cada uno, en su barrio, vaya colocando habitantes en los distintos edificios por medio de cartas, y así poder ir cogiendo lo que da cada edificio, y siempre sin perder de vista la plaga de ratas, que a este hombre lo de meter condiciones de agobio le pone palote.
Las cartas que juegas se eligen al azar de tres en tres, y con esas tres se hace un draft. Después de cada ronda tienes la opción de contratar a uno de los personajes comunes, y empieza otra ronda.
El juego se repite en tres partes A-B-C de tres rondas cada uno, y como buen juego de mayorías, el que tenga la mayoría de puntos al final, gana.
Precio/Componentes: Por unos 27 euros tienes este jueguecillo.
Visto así, sin más, pues se hace de precio bueno. Claro, es lo que tiene que cuanta más crisis tenemos, más suban las cosas, que ves un juego de menos de 30 pavos y piensas que están liquidando la tienda. Pues no, es un juego bueno, y no caro. Pero claro, sin hablar de componentes.
Pero como este apartado es sobre precio/componentes, el juego es otro robo más. No lleva más que unos pocos cubitos, en este caso cubititos, y el resto es cartón malo y fino, y cartas endebles, que debes enfundar porque encima llevan sobe y barajeo en la partida. Para que os hagáis una idea, es similar en calidades al Borgoña, lo que demuestra que hay editoriales que tienen claro que su fama vende, y que el que quiera buenos componentes compre juegos de editoriales emergentes.
Vamos, que el juego podía costar 20 euros y ganarían dinero, pero incluye 7 euros de aire fino, fino.
Componentes: Poco más que decir que no haya dicho ya.
Los cubos son muy pequeños, pero al menos de madera. Las cartas tirando a finas, por lo que al precio del juego le debes añadir el precio de las fundas. El cartón de los tokens y los tableros es fino, pero fino de verdad. Vamos, que no se dobla porque como son pequeños no pesan.
El insert no vale para mucho, porque son huecos genéricos, y la caja es fina también.
Que si, que tiene algo bueno: por un lado el tamaño de la caja es estándar, con lo que lo apilas chupi; por otro el aire que incluye es de calidad, de alto porcentaje de oxígeno, como el que hay en la montaña; y por último las ilustraciones son muy boni.... ja, ja, ja, ja!!! ¡Ay, perdón! He aguantado hasta donde he podido.
Número de jugadores: Pues de dos a cinco según indica la caja, y es verdad.
El juego escala muy bien, porque como muchos juegos de Feld, es un multisolitario. Ya comentaré algo sobre la interacción, pero os adelanto que es poca. Y claro, si es un multisolitario, pues sólo con tener espacio de juego, el número de jugadores afecta poco.
Si me parece ingenioso como unen los barrios para distinto número de jugadores, pero ya no hay más adaptación que esa, y aún así rula bien. A mi me gusta jugarlo casi a cualquier número de jugadores, y creo que las sensaciones son muy similares.
Reglamento: Pues es sencillito de entender, y hay traducciones de todo tipo. Las hay literales al original, y otras que quitan resúmenes.
Las que son como la original incluyen la traducción de los resúmenes de los márgenes, que te ayudan en las primeras partidas o cuando llevas tiempo sin tocarlo. Y entre ejemplos y resúmenes la verdad es que el juego queda meridiano.
También es cierto que el juego no es muy complicado. La verdad es que es sencillo: draft de cartas, juego dos de las tres según los iconos de las cartas, contrato a un personaje si puedo, y así nueve veces. Punto.
Interacción: Uno de los puntos flojos, flojísimos del juego. No hay prácticamente nada. Existe un draft inicial, que da un puntito de interacción. Luego está la carta de las carretas, que te permite coger mensajes de otros, que añade un puntito más. Y luego están los puntos de Notre Dame, que se reparten entre los que hayan participado, que le da un toquecito. Pero sumando todo, pues un 5 sobre 100, y eso siendo generoso.
Es de los juegos que gustan a los aficionados a montar su chiringuito, sin mucho roce.
Mecánica: Pues tiene una mecánica muy sólida, sin muchos achaques, y que encaja perfectamente, pero a pesar de ello, tiene cositas que puede que no te gusten.
Por un lado tenemos el azar. Hay azar en las cartas en todas las fases: de las tres que coges para empezar el draft son al azar, de las que sacas de los personajes comunes son al azar, y las de los personajes de cada era también. Luego hay también azar al recoger los mensajes con la carreta, que hay algunos muy buenos en comparación con otros, y que además se colocan boca abajo en cada barrio. A pesar de esto, no creáis que es un juego con mucho azar, son detalles, y principalmente por una razón, y que a la vez es otra de las pegas: las cartas salen todas.
Si, en cada era usas todas tus cartas, en cada era salen todos los personajes comunes y de era, con lo que puedes controlar lo que ya ha salido y lo que queda por salir. Eso resta importancia al azar, y aumenta el control estratégico.
Pero claro, tiene su parte mala, hace que al juego se vuelva aburrido ante la poca variedad de cartas, y que se pueda quemar con relativa facilidad. Sólo hace falta espaciar un poco las partidas.
Es propenso a cometer ciertos errores de principiante, lo que hace que la experiencia sea un grado, como no dejarte una moneda para usar la carta de Notre Dame, o para contratar a un personaje.
Pero lo peor, y a la vez lo mejor, es la plaga de ratas. Lo mejor porque le añade un tensión al juego de las que me gustan, de las que te pueden agobiar toda la partida, de las que no puedes olvidarte porque son decisivas. Una de esas tensiones que tanto me gustan, pero que hay tanta gente (gente sin criterio jueguil, se entiende :) )que odia, que puede hacer que la experiencia de juego sea horrible. Y en este punto, el factor azar si que es determinante, porque el ritmo en que aumenta la plaga de ratas lo marcan los personajes que salen en cada ronda, sacados al azar como recordaréis, y que hacen que haya partidas agobiantes desde la ronda 2, y otras en que las ratas no son ni una molestia. Esa diferencia en las sensaciones de partida, dependiente totalmente del azar, hace que una primera partida pueda ser apoteósica, o un cagarrio.
Por lo demás, pues es un juego de adaptarte en cada ronda, que no te permite apenas planificación a más de un turno vista, y donde la adaptación a veces depende mucho de la suerte. Una carta que robas en el momento en que te viene bien te puede dar muchos puntos, y esa misma carta, dos rondas antes, no te sirve para nada. Si, parece que me contradigo en lo de la importancia del azar, pero son las sensaciones que te deja el juego: mientras juegas no parece que la suerte intervenga mucho, pero al terminar la partida, y repasar las rondas, ves que ha sido determinante en momentos puntuales.
¿Os dais cuenta de a donde quiero llegar?. Pues eso. ¡¡Que probéis el juego, coñe!!.
Duración: Pues es de esos juegos para sesiones cortas, o para repetir.
La caja dice que entre 45 y 75 minutos, y miente muy poco. En partidas a dos, sabiendo jugar, te lo ventilas en 30 minutejos. Con cinco jugadores es más fácil irse a los 80/90 minutos.
En cuanto al AP, pues no es de casos extremos. Ten en cuenta que tiene dos cosas buenas para que no te quedes pillado con la siguiente jugada: por un lado te adaptas en cada turno a lo que tienes, con lo que te quitas los monólogos mentales de calcular la puntuación final durante la preparación del tablero, que casos hay. Por otro lado, al influir tan poco lo que hagan los demás, puedes planificar tu turno en cuanto has terminado la fase de draft.
Vamos, que son todo ventajas el que sea un solitario.
Preparación y transcurso: Pues lleva un ratejo, pero no demasiado.
Tienes que montar el tablero, dar a cada jugador sus cartas, sus cubos y sus mensajes, barajar las cartas de personajes, y estás listo.
En comparación, y puesto que cuesta montarlo para dos lo mismo que para cinco, pues es de preparación corta para cinco y media para dos. Es lo que tiene la relatividad.
El espacio en mesa es bastante comedido, permitiendo jugarse en cualquier mesita de café, y si no fuera por la cantidad de cartoncitos en la mesa, hasta mesita de bar
Curva de aprendizaje: No tiene mucha. Es un juego sencillo de entender en cuanto a reglas, y salvo algún error que aprendes a no cometerlo tras la primera partida, no existe mucha diferencia entre novatos y pros.
No es un juego de combos, de sutilezas y demás. Con controlar un poco el nivel de ratas y no quedarte sin pasta, puedes hacer una partida bastante decente.
Expansiones: Pues hay una expansión de nueve cartas que se publicaron en el Alea Chest, que era como un compendio de mini expansiones para sus juegos, pero que sinceramente, ni he visto ni se de qué van. Sorry. 
Bueno, y una expansión no oficial que mete componentes para jugar hasta 7 jugadores. El que se la ha currado debe pensar que no hay juegos mejores para jugar en dos horas, aunque sea dividiendo el grupo, digo yo.
Idioma: El juego no está publicado en castellano, pero no tiene dependencia alguna del idioma.
Todas las cartas funcionan con símbolos, algunos más obvios, otros nada obvios, pero no preocuparse. Existe por la red tanto traducciones de las reglas, que ya incluyen explicaciones de las cartas, como tarjetones de ayuda con todas las cartas explicadas. Imprimes en A5, plastificas, y dignificas un poco los componentes de este juego


Pues chicos y chicas, se terminó.
Son de esos juegos que me gustan mucho, pero mucho, y que encima no se me dan mal, pero está claro que necesita una revisión de la edición, aunque ello suponga subirle un poco el precio.
Este juego, con mejores acabados y una revisión estética ganaría enteros, así que a esperar, que como últimamente se reedita hasta lo que no debió editarse en su día, seguro que con paciencia todo llega.

Nos leemos, zanguangos.

23 de febrero de 2013

RANKING Q4 2012 Y GANADOR ANUAL

Si, he pensado que tampoco es cuestión de torturaos en exceso con una secuencia infinita de rankings, así que en este nombraremos al ganador de 2012é
Además, debido a la pérdida total de mis funciones sociales y diplomáticas, si hago dos ranking más como el anterior, no sólo me quedo sin lectores, sino que mi integridad física y testicular se vería comprometida. Y quiero tanto a mi cuerpo y cada una de sus partes, sobre todo las blandas, que son muchas.

Venga, que me voy por las ramas. Estos son los 5 peores juegos del último trimestre pasado, y que como siempre digo, no es que sean malos juegos (a veces sí, la verdad), es sólo la selección personal de lo peor que he jugado. Lo malo es que, como cada vez juego menos, y por lo tanto selecciono más, uno de estos ranking va ir en contra de mi religión y estará formado por algún Rosenberg.


Este juego ya fue destripado de manera individualizada aquí por un servidor, y releyendo lo que dije, la verdad es que creo que está todo perfectamente claro: no es una idea que funcione en exceso, a no ser que juegues mucho con él y te sepas las cartas, y encima te vaya el rollo duro de tanto azar que necesites tirar un dado para saber si puedes o no ir a mear durante la partida.
Ahora he leído que lo adaptan a la franquicia del Señor de los Anillos, con lo que si ya era caro de por sí, pues...


De este también he hablado hace poco, y de su antecesor, digno componentes de otros ranking trimestrales, no diré nada más.
El fallo de ambos es el mismo, se quema con cierta facilidad, ya que las fechas se te quedan poco a poco en la cabeza, sobre todo cuando fallas, y encima, jugando varios, el número de tarjetas que salen suele ser bastante alto.
Como además tengáis un aficionado a la historia en el grupo de juego, pues se lo ponéis en modo solitario y os lo pasaréis mejor viéndole como pasa su hemorragia de placer onanista. Pero bueno, para echarle una partida de vez en cuando, y sin volverse loco comprando distintas ediciones (todas son lo mismo) pues tiene su pase.



Este juego lo he nombrado poco en el blog, y la verdad es que me extraña.
Son de esos juegos a los que nunca me apetece jugarlo especialmente, y que si puedo lo evito, pero si alguien me lo propone pues juego, y así voy acumulando partidas.
No me van mucho los abstractos, y este lo es a tope, lo que pasa es que el juego tiene mucho puteo si los jugadores quieren, con lo que, con mi grupo habitual de la tienda, pues las partidas son a machete, y me gustan, pero el resto de grupos como que no.
Tanto es así que creo que de todas las partidas que llevo sólo una la he jugado en casa con mi copia.
Lo que menos me gusta es que, normalmente, los abstractos suelen ser elogios a la planificación, con poco o nada de azar, y este tiene montones de azar. Además, jugar con novatos es un abismo, ya que les faltan las picardías típicas, con lo que el que se sienta a su lado se hincha a puntuar.


 No acabo de tener claro si la coletilla Dixit a este juego le ha hecho más mal que bien. Comercialmente seguro que bien, pero a nivel de críticas de jugadores creo que no tanto.
El juego es simpaticote, pero no pasa de ahí, y decir que se puede jugar con tres pues es directamente mentira: este juego es para jugarlo 6, y como mucho, y si me pillas con el día bueno, con 5.
Pero claro, si pones esto en la caja, no lo vendes no añadiendo en el título "os lo prometo que es como el Dixit, de verdad de la buena".
En mi caso, me lo pillé tras leer de qué iba, pero sobre todo por las supuestas semejanzas con Dixit. Vale, tiene imágenes un tanto alegóricas en las que alguien ve más de los que parece, pero es tan sutil la semejanza por este lado, que no sé yo. Las imágenes no son ni por asomo similares, ni por asomo tan sugerentes, y ni por asomo tan entretenidas.
Pero lo peor es que las diferencias en el sistema de juego hacen que te decepcione enormemente. No tiene color la tranquilidad del Dixit, donde la diversión está en la imaginación de los que juegan, con las carreras de Jinx, donde la supuesta diversión está en la velocidad. No sé, para mi ha sido un flaco favor ponerle sobrenombre, ya que me condiciona bastante en mi opinión. Pero habrán vendido muchos, eso sí.


Saluden, o lectores, al digno ganador del truño trimestral, y super truño anual.
Un juego que no compraría ni siendo familiar del diseñador. Que si me lo regalaran perdería una amistad. Que si me lo ofrecieran como soborno me entregaría a las autoridades. Un juego creado expresamente para paliar los efectos de la próxima glaciación de los afortunados que vivan en los almacenes de la distribuidora. Un juego... que leches, esto no sé si llamarlo juego!!
El jodío es feo, tontorrón, no funciona especialmente bien a ningún número de jugadores, y encima usa una mecánica de losetas poco intuitiva. Si es que lo tiene todo.
Que a gusto debe dormir el señor Mura por las noches. Y aún así tiene una puntuación de más de 6 en la BGG, lo cual hace que cada día pierda más mi fe en las votaciones de la gente.


En fin.
Que hasta aquí los ranking que os debía.
La siguiente entrada, si soy capaz de jugar a algo será una reseña, y si no, pues haremos la crónica que os debo de la visita de los jugones.

Nos leemos.

PD.- Que alguien me avise cuando saquen la app del Agrícola, que últimamente sólo juego en el iPad en los tiempos muertos de clase.

17 de febrero de 2013

RANKING Q3 2012

¡Venga ya! ¡A estas alturas de año con éstas!

Venga, haya paz. Ya sé que seis meses después no hay novedad, y que es posible que los que me conozcan sepan de sobra lo poco que me gustan estos juegos. Es posible que alguno haya incluso salido de mi ludoteca, pero os lo debía.
Hay alguno de los que me enseñaron en las quedadas blogeras. Por favor, que nadie se moleste.
Pero debía hacer el ranking, porque se que todos tenéis en vuestro interior un vacío que no sabéis de su origen.

Zombie Survival

Si, aquellos que siguen el blog (los dos que lo hacéis) ya os sonará este título en mis ranking de lo peor del trimestre, y aún así lo sigo teniendo, y aún así lo sigo jugando.
Poco puedo decir que no haya dicho ya: es caótico, las reglas son un despropósito, es un festín de dados que no requiere nada de cerebro (um, cerebrooooo)... pero es que a mis sobrinos les encanta, y la verdad es que las partidas con ellos son muy divertidas. Así que iros acostumbrando a verlo en más ranking.


Si alguien os dice que si os gustan los juegos de carreras no juguéis a Fórmula D, es muy posible que tenga razón.
Si alguien os dice que si no os gusta Fórmula D es normal, y que este juego es mejor, es muy posible que tenga razón.
¿Quiere decir que este juego sea bueno? Pues creo que ser mejor que algo malo no hace un juego bueno, sólo menos malo.
Es menos azaroso que el Fórmula al ser movimientos con cartas, si, y se le añade la gracia de las apuestas por las posiciones, pero no deja de ser caótico e incontrolable, con cuellos de botella que te destripan cualquier estrategia. Entonces, ¿por qué cambiar a éste? Pues por nada. Son las mismas malas sensaciones que con el Fórmula D, pero con la pega de que a priori no te las esperas, lo que hace una experiencia de juego frustrante, por ello me quedo con el fórmula, porque al menos te da lo que promete, y lo que te da no es muy diferente de lo que te da este Top Race.


 Madre mía! Cuando me dijeron quien era el autor quise jugarlo, y no debí hacerlo. Los ídolos también caen.
Este chorrijuego, donde lo más verídico de la palabra es chorri, y no tanto juego, es una especie de juego de subastas, pero que no llega a ser un juego.
Es como si de un juego mayor se hubiera sacado una de sus fases, y se hubiera hecho un juego independiente.
Como mecánica, si estuviera integrada en una mecánica mayor, si el resultado de esta subasta fuera proseguir con otra mecánica, pues se podría salvar.
Pero como juego independiente no tiene sentido ninguno.
Echamos una única partida y no nos gustó a nadie, pero es que ni por asomo. No le vimos ni la menor sustancia.


Este creo que ya estuvo en otro ranking, y desde que lo probé me he negado por sistema a jugarlo.
En la primera partida gané dejando pasar las rondas y cogiendo una sola carta. Incomprensible.
Pero en esta segunda, ante la insistencia de Neiban, que me aseguraba que el juego tiene más miga, que hay que jugarlo varias veces y jugarlo con gente ya curtida, pues probé otra vez.
Esta vez no gané, y aunque le vi algo más, ni mucho menos como para que merezca la pena el desembolso. Me parece el típico juego roto, donde la actitud de los jugadores es el auténtico juego, donde si nadie quiere quebrarse los sesos, el juego pasa sin pena ni gloria. Ya sé que diréis que eso puede pasar en otros juegos, pero muchos otros tiene unas reglas y mecánicas consistentes, que no dejan tanto en la actitud de los jugadores. En éste pueden salirte buenas partidas si todos colaboran, pero el exceso de azar hace que se te quiten las ganas de ponerte de tu parte.


Y con ustedes el gran ganador del truño del trimestre. Y sé que con esta elección me estoy buscando palizas en los callejones y demás tratos suculentos, sobre todo de los comandos andaluces, pero es que llamar a esto juego, en el nivel en que nos solemos mover, pues.... Es un juego más de habilidad que de cartas, pero tampoco es tan divertido como puede ser clavar un machete entre tus dedos con la mano abierta a mucha velocidad. No sé si me explico.
Un juego de tirar las cartas sin que te vea el grillo, con cuatro tontunas de cartas con habilidad. Quizás es que no sé mentir o interpretar, pero me divierto poco viéndolo desde fuera, y nada jugándolo.
Si no fuera por el entusiasmo que le pone Lethan cada vez que lo saca ni lo habría probado, pero es que no.
Que es gracioso ver como tiran las cartas, pues a lo mejor es que no entiendo el humor actual, pero ni eso me hace gracia.
No se me altere la concurrencia, que como siempre digo es sólo mi opinión, desde el cariño y el respeto.... pero como alguien lo vuelva a jugar en mi presencia le suicido. Sin rencor, que conste.

Bueno hermosones, pues hasta aquí mi terapia de hoy.
Espero que al menos le sirva a alguien para no gastarse el dinero en inmundeces sin antes haber probado el juego, pero esto es una máxima que deberías aplicar incluso para el top ten de la BGG.

Nos leemos, si todavía me consideráis digno después de meterme con las jodías cucarachas.

Peace!

9 de febrero de 2013

IMPRESIONES DE LOS PROBADO EN CORDOBA 2012

Vale, si acabas de empezar a leer este blog, estarás pensando: casi 4 meses después, lo que me vaya a decir este majadero me la trae al pairo.
Puede ser, pero como no voy a hablar de novedades, al menos no exclusivamente, pues espero que a alguien le sirva para algo. A mi para compensar mi Karma, con lo que ya es algo.
Estos son los juegos que probé en Córdoba. Siento si en alguno se me pasa alguien con quien lo probara. El tiempo y mi memoria de pez son malas compañías para este menester. Por supuesto sólo os comento de lo que probé nuevo, que de lo viejo ya habré hablado o hablaré.


Otro de los juegos de la serie Time Line, en el que en cada turno debes colocar una carta de tu mano de manera cronológicamente correcta con respecto a las que ya haya en la mesa.
Ya comenté cuando probé el primero, el de inventos, que es un juego que parece original, e incluso divertido, pero que es altamente susceptible de quemarse pronto, porque, como pasaba con las preguntas del Trivial, a base de repetir nos acabamos quedando con las fechas, y en cada partida se pueden llegar a usar bastantes cartas.
Sin embargo, quizás ebrio de tanto ambiente jugón a mi alrededor, esta versión me gustó más que la anterior, pero no sabría deciros porqué.


Este juego, que de novedad tiene poco porque lleva ya tres años dando tumbos por el mundo, son de esos que en su día me llamaron, pero al ver la mecánica, subastas, me eché para atrás.
Sin embargo, y tras probarlo de la mano de Seldonita, del Hombre que ríe Project, y bien acompañado de los chicos de Propongo un Juego y Jugando en Pareja (creo recordar), pues me pareció un buen juego, con una original forma de gestionar las subastas.
Sus puntos fuertes son la relación dureza duración (un juego no muy largo pero exigente) y el número de jugadores. 
Lo malo, que hay ciertos aspectos de las reglas un tanto enrevesados, pero poco más. Bueno si, que de barato no tiene mucho para lo que trae la caja, pero esos son chiquillerías.
Desde que lo probé lo tengo en wishlist, pero no sé si gustará por estos lares.



Este lo jugamos ya cayendo la noche con Picos y alguna gente de Mueve Ficha, ya que el núcleo duro de la asociación seguía enfrascado con el maratoniano torneo de Dominion.
Como experiencia, digamos que a los 20 minutos había bastante gente con ganas de levantarse de la mesa.
Es un juego feo, árido y muy poco intuitivo. A quien nos lo enseñó le encantaba, y no nos íbamos a poner radikales, pero que no lo vuelvo a probar ni borracho.
Es un juego de colocación de losetas en sectores, que se puntúan al cerrarse, pero donde los movimientos son demasiado obvios, y donde la duración de la partida es abusiva para lo que ofrece.
Lo único que se salvaba era el precio, que me suena que era un regalo, pero un regalo envenenado, porque la caja era un 70% de aire.


Este fue de auténtica carambola. No sabíamos que hacer hasta que nos fuéramos, y apareció por nuestra vera Farko, de Jugando en pareja, buscando gente para probarlo.
Todavía no estaba a la venta, pero Chemo de Jugando con mi suegra, tenía una copia, así que nos unimos a los chicos de jugando en pareja, los de El hombre que ríe project, y con Enhac (creo no dejarme a nadie), y la montamos. Literalmente, porque a los 10 minutos de partida todo el que estaba en el patio nos miraba raro, e incluso la gente nos hacía fotos. Que partida más cachonda.
No soy mucho de parties, pero me lo pasé pipa.
El juego es una subasta con dos bandos, los empresarios que pujan por las nuevas empresas, y los inversores que se pelean por las acciones de las empresas, con un ganador en cada bando, y con negociaciones simultáneas y a viva voz. No apto para vergonzosos.
Lo peor es que es un juego que para funcionar bien necesitas de al menos 8 personas, y que es del tipo de juegos que mucha gente se niega a jugar, pero ellos se lo pierden.


Este lo he dejado para el final porque fue mi descubrimiento personal de la feria.
Había leído entre poco y nada antes de ir, y nada más llegar ya vi mesas con el encima, y me llamó.
Durante la comida del sábado se escuchaban bastantes críticas negativas, sobre todo en plan de que era sólo un ciudadelas remozado, pero quería probarlo.
Así que, con la ayuda de Picos, y dos colegas suyos, y a pesar de que el propio Picos no me hablaba muy bien y estuvo a punto de borrarse de la partida, echamos una partida muy maja. Tanto que salí de allí con él bajo el brazo, y con buenas sensaciones entre los que jugamos (excepto un jugador que a 15 minutos de empezar se nos escapó, no recuerdo su nombre).
Lo peor, que está muy sobreproducido, y el precio es acorde a este alarde de medios, ya que el juego se podía haber hecho con mucho menos material, y ser más barato. Pero es lo que hay.
Un juego muy entretenido, familiar pero con algo de chicha, de gestionar tus personajes e intentar combarlos entre sí y con los demás.


Y estas fueron mis novedades.
Aparte de eso eché unas partidas de Ubongo y Genial con dos compañeros de carrera que llevaba sin ver años y que me los encontré de casualidad. Momentazo!
También cayó una partida a Director de Fábrica con Anyel y los máquinas del torneo de Dominion.
Y por supuesto, las enormes partidas de Notre Damme con los chicos de Jugando en pareja y Propongo un juego, y de Agrícola, a última hora de la noche (acabamos a 10 minutos del cierre) con los cracks de Propongo un Juego.
En la feria se oía hablar muy bien de un juego de zombies que ahora no recuerdo que estaban demostrando en una mesa, y sólo regular del Zombicide, aunque era muy espectacular. 
Del que no había quien dijera algo bueno era del de reventar pompitas de colores, y el de los ángeles que no recuerdo ni su nombre.

Nos leemos.