7 de septiembre de 2011

DIXIT


Para ir intercalando grandes conocidos, con conocidos sólo del mundillo, esta semana le vamos a dar al Dixit. Posiblemente, hasta la llegada de 7 Wonders, el último gran pelotazo del mundillo, llegando de manera masiva al llamado público generalista, y levantando oleadas de pasiones. Más reto pues.
La copia que tengo es de la primera edición en castellano de Morapiaf.

 Resumen: El juego en esencia es una magníficamente ilustrada adaptación de un juego de toda la vida, el del diccionario, donde uno decía una palabra y escribía su significado real, y el resto se inventaban un significado, que luego se votaba entre todos sin saber el real. Pues ese es el juego. Un narrador elige una carta y suelta el primer desvarío que le sugiera, el resto añade una carta que crea que coincida con ese desvarío, y luego todos votan en secreto cual creen que es la correcta.
Precio/Componentes: El juego en esencia son sólo 84 cartas y 6 conejos de madera. Visto así cualquier precio por encima de 25 € sería caro. La verdad es que el trabajo de ilustración es magnífico, y el tamaño de las cartas grande, muy vistoso, pero como viene siendo costumbre, la caja es enorme para lo que trae (como prueba que la tercera expansión sea del mismo tamaño y entre el juego original, la primera y la segunda expansión en esta caja), para así poder inflar el precio (en este caso no mucho).
Componentes: El juego es una mezcla de aciertos y fallos. El tamaño de las cartas es un acierto porque permite la posibilidad de apreciar las ilustraciones, algo fundamental para el juego, pero se trata de un juego con mucho manoseo de cartas, con lo que aconsejo enfundarlo, y claro, el  tamaño, en este caso, si es importante. Las carta son de un grosor aceptable... si fueran más pequeñas, porque al ser tan grandes tienden a doblarse en la mano.
El resto de componentes (salvo los cartones para votar), aunque te pueden parecer bonitos, son un despropósito. El marcador de puntuación está impreso en el inserto, lo que te obliga a jugar con la caja al lado. Los conejos de madera, por monos que sean, son totalmente inestables, lo que te obliga a tumbarlos. Además, y bajo mi punto de vista, echo en falta un séptimo juego de cartones numerados para colocar las cartas en orden debajo de ellos, y así evitar equivocaciones. Muchos de estos fallos son algo más que mis calentones mentales, pues han sido corregidos en la expansión/juego independiente Dixit Odissey.
Número de jugadores: Un rango muy amplio siempre es una cierto, como ocurre en este juego, y sobre todo si llega a 6 o más. El problema con Dixit no es una cuestión de que el juego cambie con el número de jugadores, que no lo hace. El problema es que es un juego que por su esencia, es más divertido cuantos más jueguen, con lo que el juego a tres resulta bastante tedioso. Para mi es un juego de 5 o 6 jugadores exclusivamente, de manera que el número de cartas en mesa, y por lo tanto de opciones, sea mayor.
Lo único malo a muchos jugadores es que pasa mucho entre cada uno de tus turnos de narrador, y a la postre esto puede ser una ventaja para los que son 2 veces narrador frente a los que no repiten, ya que se hacen (normalmente) más puntos como narrador.
Reglamento: Nada que objetar, pues al tratarse de un juego tan sencillo, es muy difícil que no se entienda. 
Interacción: Este es uno de esos juegos en el que este término puede ser engañoso, pues depende de criterios. Para mi es un juego con mucha interacción, pues los jugadores se pasan la partida hablando, comentando, picándose... pero realmente es una interacción no provocada por el juego. Si te lo propones (y lo consigues) puedes estar toda la partida sin necesidad de hablar, y en el juego nada te obliga a interactuar con los demás. Sí, tu votas sus cartas, eliges las tuyas, pero no influyes en las jugadas de los demás, ni nada parecido.
Mecánica: Por lo que he comentado en el resumen se puede entender que este juego tiene poco que destacar en cuanto a mecánica, pues básicamente es un juego social, sin una brillante mecánica tras él.
Se hace un reparto de cartas al azar, pero no se puede decir que tenga azar, porque de ti depende lo que juegas, y puntuar depende mucho de lo que elijan los demás.
¿Que se puede decir en contra de la mecánica? Pues lo que todos los que lo hemos jugado hemos notado. Por un lado está el hecho de que en un grupo homogéneo de jugadores, con experiencias comunes, es muy difícil encontrar referencias que no todos te cacen, pero es que un grupo heterogéneo, donde nadie se conozca, lo difícil es saber qué decir y que los demás puedan conocer.
Además, al repetir con gente, se da el caso de que se puedan repetir los mismos comentarios con las mismas cartas, lo que daría ventaja a los que repiten, provocando un pequeño handicap para los demás jugadores. Lo suyo es que se intente no repetir, pero eso ya es cuestión de cada uno y su competitividad.
Puede ser un poco frustrante en las primeras partidas para la gente que no esté acostumbrada a este tipo de juegos, pues sólo se te ocurren obviedades, que te las pillan enseguida, con lo que te puede generar una mala experiencia. 
Lo más peligroso de este juego es el efecto "noche de parejas", donde se juntan dos/tres parejas, y cada uno de la pareja se dedica a decir cosas que difícilmente conozca nadie más que su pareja. Si esto ocurre, guarda el juego antes de que terminéis por quemar el juego.
No es un juego para dejarse los sesos. Se trata de un juego para divertirse, un party en toda regla, donde las ansias de ganar se deben dejar en la puerta y sustituirlas por un copazo y unas risas. Si lo que buscas es un euro sesudo, o un temático épico, sigue rascando.
De lo poquito que no me gusta es que el juego se juega hasta que uno llega a 30 puntos, y para mi debería jugarse a un número fijo de turnos de manera que todos los jugadores tengan el mismo número de turnos de narrador.
Por lo general el juego tiende a gustar a novatos en este mundo, y se suelen encadenar partidas, por lo que enseguida se repiten las cartas, y enseguida echas de menos una expansión.
Duración: Pues muy variable, algo que no me suele gustar, pues al terminarse la partida al llegar a 30 puntos, si pillamos a un grupo inspirado, pues la partida vuela. Otra razón para jugar un número fijo de turnos.
Depende también del número de jugadores, siendo más corto cuanto más jueguen, pues al poder recibir puntos de los votos de tu carta cuando no eres narrador, cuanto más jueguen, más fácil es puntuar. De todas formas, como buen party, su duración es cortita, para no sobrecargar.
Preparación y transcurso: El único punto negativo en este aspecto es el hecho de contabilizar las puntuaciones, que debido a lo inestable del track y los conejitos, es muy fácil moverlos de casilla, o que se caigan. Por lo demás, sencillo de empezar y recoger, y sin requerir casi espacio.
Curva de aprendizaje: Hablar de ésto en un party no tiene mucho sentido, pues no necesita casi experiencia. Lo único que la gente vea o juegue una partida con alguien que ya haya jugado, para pillarle el hilo del tipo de comentarios que hace el narrador, pero no es necesario si eres una persona un poco lanzada y con imaginación.
Expansiones: De momento el juego tiene dos, pero es carne de expansiones sin ninguna duda. La primera expansión (Dixit 2) son sólo otro montón de cartas para ampliar las posibilidades. La segunda expansión es a la vez un juego independiente (Dixit Odissey), que añade otro mazo de cartas, corrige el problema del track de puntuaciones, y añade unas reglas para ampliar el número de jugadores sin variar mucho la esencia del juego, algo que se agradece en un party. Pero no todo es bueno, porque sustituye el sistema de votación de losetas de cartón numeradas por unos marcadores donde se pinchan unos "alfileres" de plástico. El problema es que estos marcadores de plástico se caen enseguida, con lo que el momento de las puntuaciones se convierte en un caos. Lo mejor de esta ampliación es la caja preparada para alojar todo, con lo que te puedes quitar de encima una de las cajas (bendito espacio ganado). De esta segunda expansión se nota mucho el cambio de ilustradora, para mal, pues me parecen dibujos más enrevesados y sobrecargados con el fin de crear más detalles donde poder basar tus comentarios, dejando menos a la imaginación y la interpretación subjetiva.
Idioma: El juego está en español, pero teniendo las reglas en español, el juego podía ser en Quechua y te enterarías.
Variantes: Ya se que es un apartado nuevo, y encima lo abro para no poner nada negativo. Cuando tengas el juego trillado, prueba a jugar sobre un tema concreto y exclusivo para los comentarios: cine, música, literatura, comida, países,... Lo que se os ocurra.

Pues eso es todo. Sólo un consejo para novatos: si eres el narrador no digas "El Principito" ni "Harry Potter" pues parece que todas las cartas se han hecho para estos dos comentarios.

Let´s play.

16 comentarios:

  1. A mi la verdad que siempre me dejas con poca cosa que comentar, que la reseña es más que completa y hablas de todos las cosas sobre las que se podría hablar.

    A mí la verdad que es un juego que me encanta, a pesar de todos los pequeños fallitos.

    Uno que sufrimos a menudo es que es necesario enfundarlos, pero al ponerle fundas, es habitual que con los reflejos no se vean bien las cartas y haya que estar todo el rato cogiéndolas para ver los detalles (si, solemos decir cosas pelín puñeteras ;P)

    En fin, otro gran juego, pero nadie es perfecto :)

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Grandísimo juego! Tal y como dices, lo importante son las risas. Siempre que juego a Dixit el marcador de puntos me importa un comino, el asunto es reírse con lo que dicen, lo que dices, y lo que sueltan/s.
    Muy cierto el efecto parejas. Se carga el juego, así como si juegas con gente poco imaginativa, o que simplemente no esté por la labor ese dia.

    ResponderEliminar
  3. La última ampliación de Dixit ha hecho que sea un party indispensable cuando nos juntamos un grupo grande.

    Coincido contigo con lo de los 30 puntos, yo cada vez que juego procuro que todos hayan sido narrador el mismo número de veces.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo. A mi grupo le gusta jugar hasta que se nos acaban todas las cartas, todas, las del mazo y las de la mano :O Lo más difícil es jugar esas últimas cartas ¿Qué dices cuando a la gente sólo le queda una? Pues alguna tontería y te echas unas risas. Hemos llegado a jugarlo diciendo sólo onomatopeyas XD

    A mi hay muchas cartas que me recuerdan a Piratas del caribe...

    ResponderEliminar
  5. Nosotros también jugamos a que las personas sean 2 veces (3 si estamos inspirados) veces. Para mi es un juego esencial, el cual es verdad que repites cartas, pero no tienes por qué repetir pista, y que las cartas comienzan a traer recuerdos de otras partidas, y vueltas a las risas.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias a todos por pasaros.
    Siquis, lo de piratas del caribe no lo había pensado, pero también.

    ResponderEliminar
  7. Que tal. Os cuento mi vida.
    Vi el contenido de la caja, me dio vergüenza, así que compré sólo la expansión, preparé unos cartones con números del 1 al 6 y el juego me ocupa lo mínimo.
    He jugado sólo una vez. Y he descubierto que la dependencia del idioma 100%. El juego con gente de otras culturas/paises/hemisferios es realmente complicado y las puntuaciones perjudican al diferente :(

    ResponderEliminar
  8. Yo sólo lo he jugado una vez con un argentino y un noruego, ambos ya unos años en España.
    Pero la verdad es que ningún problema, salvo cuando algún narrador usaba alguna frase hecha o refrán, que no siempre sabían que era.
    Gracias por compartir tu experiencia.

    ResponderEliminar
  9. Jueg divertido.... creo que se te escapa un punto negativo (al menos para mi): el hecho de lo que le cuesta a la gente novata cogerle el punto los primeros turnos, sobre todo a la hora de sacar un tema con la carta.

    Por mi parte me he deshecho de el tras haber adquirido el Ranking, que es lo mismo, pero en vez de votar lo que ponen los juagdores, tienes que ir dando excusas para bajar alguna en el ranking y hacer subir lo que te interesa, ademas que siempre hay alguna pista neutral.

    ResponderEliminar
  10. Pues el ranking ese ni me sonaba, pero por lo que cuentas suena muy bien.
    He mirado en la BGG, y es feo de cojones, con perdón.
    Gracias por comentar

    ResponderEliminar
  11. Al ver tu reseña lo primero que he pensado es "¿Puede tener algo malo el Dixit?" Si, confieso que me parec un juego muy divertido cuando lo sacas en la reunión adecuada, o sea gente poco jugona y ambiente de charleta y copas. Grandes ratos hemos pasado con él. Las únicas y verdaderas pegas las han solucionado con el Odyssey. Otros aspectos negativos son comunes a todos los party: una, que lo divertido en si no es el juego sino la gente y las ganas de cachondeo que tengan. Dos, que cuantos más jugadores mejor.

    ResponderEliminar
  12. Decir que es feo de cojones es poco :PPPPP

    pero me resulta mas divertido :) a final dec uentas en estos juegos lo que importa no es el juego en si :)

    ResponderEliminar
  13. Gixmo, tienes razón. Lo importante es el juego, así que intentaremos probarlo (aunque sea feo, como es para el campo... )
    Juan (Yowi) me alegro que coincidas en los principales inconvenientes. Y a mi también me gusta y también he pasado momentos muy divertidos, pero algo hay que sacarle.

    ResponderEliminar
  14. Y digo yo, lo digo porque no he visto nada en la web al respecto: ¿Por qué no montar un dixit con cromos, estampitas, postale o cartas del magic? ¿A alguien más le parece viable?

    ResponderEliminar
  15. Hola! Encontre este blog buscando si se podia o no hablar en el juego antes de hacer la votacion. Como juegan ustedes? Es decir, antes de votar, juegan en total silencio hasta votar o se puede hablar/despistar/sacar conclusiones antes del voto? GRACIAS!!

    ResponderEliminar
  16. Gracias por pasaros.
    Respecto a lo de hablar, nosotros jugamos a que no se puede, para evitar desvirtuar el juego. La idea es que elijas la carta apropiada, no que generes esa idoneidad de la carta por tus comentarios. Pero vamos, que como cada uno hace lo que quiere, pues jugadlo como mejor os lo paséis.
    Ciao

    ResponderEliminar